viernes, octubre 05, 2007

Dos Colegialas Convulsionaron Tras Jugar a la Ouija

La Noticia:
El temor se ha apoderado de los pobladores de la ciudad de Pucallpa… Dos escolares de 14 años convulsionaron en su salón de clases tras jugar a la Ouija, con la que pretendían llamar a espíritus del 'más allá'… Ellas fueron atendidas en un primer momento por sus profesores, quienes señalaron que ambas presentaban "una fuerza sobrenatural" y temen que hayan sido poseídas por "entes malignos"… El director del plantel rechazó que las escolares hayan realizado el peligroso juego en su aula y subrayó que todo empezó cuando la profesora de Religión inició su clase con una plegaria… "Una de las alumnas comenzó a pronunciar palabras en una lengua desconocida cuando la profesora leía un párrafo de la Biblia. Acto seguido, ella y otra estudiante convulsionaron", precisó… Los familiares de ambas descartaron que padezcan de alguna enfermedad que haya desatado las convulsiones… Sus compañeros de clases presenciaron la supuesta posesión demoníaca en las adolescentes y cayeron presos de una histeria colectiva. Las clases debieron ser suspendidas en dicho plantel. (noticiacristiana.com)

Comentario:
No es la primera vez que ocurre un hecho sorprendente entre jovencitas que “juegan” a la Ouija. Hace algunos meses ocurrió un hecho sin precedentes en México cuando muchas niñas sufrieron parálisis de las piernas en un internado. También se detectó que habían jugado con este instrumento.

¿Por qué un grupo de niñas querrían jugar a la Ouija? Dudo que para conocer las respuestas al examen de química, o para saber los últimos chismes del grupo musical de moda. Para eso se consulta a los vivos o a “Google”. Estoy en el terreno de las suposiciones aquí, pero pensaría que se desea contactar a los muertos para saber cosas de los muertos, para conocer cómo es el “más allá,” o para sentir paz al saber que un ser cercano recién fallecido está pasándola bien. Esto me lleva a pensar que, si alguien cree que un muerto viene a proporcionar las respuestas, cualesquiera que estas sean, serán por definición inquietantes, sino es que aterradoras.

Ahora bien, están quienes creen y quienes no creen en la Tabla. Para quienes no creen, el “juego” no tiene sentido y lo abandonan sin más (excepto que sean lo suficientemente sádicos como para fingir y atemorizar a quienes si creen). Aquellos que si creen, asimilarán cualquier respuesta como si fuera la verdad (de hecho no tendrán forma de corroborar si los “muertos” mienten o no acerca del más allá). Y esto es preocupante y sin duda la causa de tensiones, estrés, convulsiones, parálisis, etc.

¿Quién mueve la tablita en el juego? Me inclino por pensar que la mayoría de los casos es uno de los participantes como broma o bien es el subconsciente de alguno de ellos. Sin embargo no podría negar la posibilidad de que sean demonios. Los muertos, no pueden ser, de eso si existe convicción.

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. (1 Tesalonisenses 4:16)

Los muertos duermen hasta la venida de Jesús. No andan vagabundeando y deletreando respuestas en una tabla.

¿Farsa o demonios? Ninguna de las dos posibilidades es reconfortante. Lo mejor es no dar acceso a ninguna y alejarse de la Ouija y de actividades similares como lectura de cartas, Tarot, lectura de café, limpias, magia blanca, e incluso Halloween. Pero este es tema para otro día.

Lo que dice la Biblia:
Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos. Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones. (Deuteronomio 18:10-12)

No solo Dios rechaza tales prácticas, sino menciona consecuencias a nivel nación. Ante esta cita, la famosa tabla Ouija deja de ser un “inocente” juego. No se arriesgue, ni deje que se arriesguen sus hijos: destruya la tabla y cómpreles un ajedrez.

1 comentario:

hernanzdc dijo...

hola hermano Sergio junto con saludarlo lo queria felicitar por su blog es muy bueno...entretenido, muchas bendiciones