jueves, febrero 01, 2007

Probabilidad de que Dios Exista

La Noticia
Los esfuerzos por probar racionalmente la existencia de Dios, según Thomas Vasek (ensayista alemán), han desembocado todos en el fracaso y ya en el siglo XVII Blaise Pascal, matemático, físico y teólogo, creía que se trataba de una cuestión ante la que no quedaba otra posibilidad que apostar a ciegas. Como punto de partida, Vasek asume que la probabilidad de que exista Dios es de un 50%, puesto que la hipótesis contraria se asume como igualmente probable. A partir de ese punto se examinan cinco ámbitos. El primero es todo lo relacionado con el origen del universo. Se ve como “más probable" que el universo haya sido creado por Dios a que haya surgido de la nada. En el segundo ámbito, todo lo relacionado con el hecho de que el cosmos tiene un orden, también aumenta la probabilidad de la existencia de Dios. El tercer ámbito es todo lo relacionado con la evolución y allí se ven las dos hipótesis (la de que Dios exista y haya desatado el proceso de evolución o la de que éste sea algo autosuficiente) como igualmente factibles. El cuarto ámbito, el relacionado con la existencia del bien y del mal moral. La existencia del mal reduce la probabilidad al 45%. Sólo el último ámbito de indicios, el relacionado con la evidencia de que a lo largo de la historia ha habido muchas personas que han tenido experiencias místicas y religiosas, hace que la probabilidad de la existencia de Dios vuelva a aumentar hasta ponerse en un 62%. En todo caso, llega a una situación algo más confortable que la de Pascal, que no veía otra salida que la de apostar a ciegas ya que de acertar, le esperaba una ganancia eterna, mientras que el riesgo de perder la apuesta era prácticamente inexistente. (ACPress.net)

Comentario
Es una noticia que no pude (o no quise) resumir más. Tiene mucho para comentar y no va a ser sencillo. De entrada cualquier autodenominado ateo podría descartar mis argumentos por tendenciosos en forma anticipada. Los cristianos van a considerar un desperdicio el comentar un artículo que reduce una verdad indiscutible (la existencia de Dios) a mera probabilidad como un desperdicio de espacio y tiempo.

Y sin embargo puede ser útil el comentario. Si usted es ateo, escuche: aún Pascal (probable es que los ateos descartan la existencia de Dios y la Biblia debido a que piensan que la ciencia del día ya superó los mitos y leyendas), considerado un nombre importante en la ciencia, concluyó que había que creer en Dios. ¿No debería usted derivar su propia conclusión en líneas de pensamiento semejantes a las del ensayista alemán de la noticia? Si usted ya cree en Dios, el debate puede servirle para cuando converse con un ateo. Créame que existen muchos por ahí, ya sea confesos o en su propia mente.

Me parece aceptable el punto de partida mencionado. Nada para nadie. Se parte sin favoritismos. Marcador inicial: 50% de probabilidades de que exista Dios (obviamente puede irse para el otro lado: 50% de probabilidades de que no exista Dios, pero usaré el de existencia por ser positivo)

Primer punto: Origen del Universo. Lo más que la ciencia ha logrado descifrar es que en el origen hubo una gran explosión (Big Bang) y que ha habido una expansión del universo. Pero ¿de dónde salió la materia para la gran explosión? La ciencia nos dice que la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Sin una fuente de material original, no hay reacciones químicas, no hay explosión. Por lo tanto la ciencia nos permite concluir que en el principio debió haber habido un Creador. Punto para Dios. Marcador: 51%.

Antes de seguir quiero aclarar que la ciencia no es lo opuesto a la Biblia. La ciencia es un mecanismo para encontrar la verdad. La Biblia clama decir la verdad de la creación del hombre y de la relación de Dios con los hombres. La ciencia puede desmentirla o ratificarla, al menos en lo natural o físico, si bien se ve incapacitada para eventos sobrenaturales. Pero si la ciencia ratifica lo natural (y con probabilidades) lo social de la Biblia, hay razones para creer que lo sobrenatural será también cierto.

Segundo Punto: El Cosmos tiene un orden. Ciertamente las leyes físicas y químicas son constantes, medibles, observables. Podemos confiar en que la ley de la gravedad se mantendrá en México y en China, en la Tierra y Marte, en esta y otras Galaxias. Además resulta que nos tocó vivir (¿por casualidad?) en un planeta con capacidad para sostener la vida. Y la ciencia ha descubierto que mínimos desviaciones en las condiciones climáticas, en las órbitas planetaria o galáctica, en las atmosféricas o gravitacionales, harían la vida imposible. Así como imperfecciones milimétricas en los equipos de precisión impiden que estos funcionen, así nuestro planeta destruiría la vida si no existiera un balance perfecto. ¿Cómo puede existir dicho balance perfecto? Punto para Dios. Marcador: 52%.

Tercer punto: la evolución. No puede haber un empate como dice la noticia. La teoría de la evolución de Darwin requiere encontrar eslabones para ligar las especies menores con las mayores (o dejaría de ser evolución y pasaría a ser revolución o creación) Pues bien no han aparecido fósiles que muestren a los intermediarios entre el orangután y el hombre. Y no solo eso, en el periodo Cámbrico existe una explosión de fósiles que no tienen liga con las especies de periodos anteriores. Quienes afirman que existe una evolución, confunden microevolución “dentro” de las especies, con evolución “entre” especies. Ciertamente los genes se van modificando lentamente de padres a hijos y estos heredan habilidades nuevas como correr más rápido, saltar más alto, etc., pero jamás al punto de bajar de los árboles y perder la cola. Así que disculpen los evolucionistas, pero el argumento de que en el futuro “aparecerán” los fósiles que reivindiquen a Darwin (o que se podrá explicar la explosión del Cámbrico), es simplemente no válido. Punto para Dios. Marcador: 53%.

Cuarto punto: la existencia del mal. Es un argumento dialéctico que incurre en un error: el de suponer que sólo existen dos alternativas para Dios. El argumento dice: Se supone que Dios es bueno y que Dios es todo poderoso, luego entonces, la existencia del mal pone en evidencia que Dios o no es realmente bueno al permitir el mal, o no puede prevenirlo y por lo tanto no es todo poderoso. La perspectiva es incompleta. Dios ciertamente hubiera podido prevenir la existencia del mal, pero tendría que haber limitado la voluntad del hombre. Ciertamente si fuéramos robots no existiría el mal, pero ¿sería vida? ¿Qué Dios es más bueno, uno que nos permite tomar nuestras propias decisiones (buenas o malas) o uno que nos “fuerza” a hacer el bien? Punto para Dios. Marcador: 54%.

Quinto punto: evidencia de Dios en las vidas humanas. Muchos estudios sociales han mostrado que los matrimonios basados en la Biblia tienen menos divorcios (no cero porque no hay garantía en la naturaleza humana), hijos educados con base en la Biblia son más felices, no se drogan, ni se suicidan. Los estudios son estadísticos y no podemos hablar de leyes en este ámbito, pero de nuevo la ciencia acepta las conclusiones estadísticas admitiendo un porcentaje de error y manejando un nivel de confianza. Punto para Dios. Marcador: 55%.

Esos son los cinco ámbitos de la noticia, pero ¿no se quedó corta? ¿Dónde está el milagro de la concepción y el nacimiento de un bebé? (56%) ¿La variedad de flora y fauna? (57%) ¿Los atardeceres y los amaneceres? (58%) ¿Las personas que sanan en forma milagrosa? (59%) ¿Las personas que se salvan de una muerte inminente? (60%)

(Nota del Editor: Lean respecto a este último punto el artículo de la semana pasada “Cae desde un piso 17”)

El milagro de una sonrisa, el placer de comer, el gusto de convivir con los seres queridos, la alegría de tener amigos (¡alguien lleve el marcador por favor!), salir a caminar entre árboles, el desarrollo tecnológico (prueben a escribir un Blog, es un placer)…

Finalmente, merecedor no de un punto, sino de cinco o diez: el amor. Dios es amor y gracias a Él podemos ser capaces de amar y ser amados. Sin Dios seríamos como los animales, reproduciéndonos por instinto.

El Versículo
Lo invisible de él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas… (Romanos 1:20)

¿La probabilidad de que exista Dios es 62%? Sólo un incrédulo podría creerlo (y aún así, ¿cuál debería ser el veredicto?). ¡Gracias Dios por la vida!

(Nota del Autor: Antes de que el Editor me moleste por ello, confieso que no puse las referencias de varias de las afirmaciones que hice, pero si a alguien le interesa, puede iniciar su propia investigación sobre el tema, ya que me consta que tienen acceso a Internet o no estarían leyendo esto. Busquen el sitio “Reasons to Believe” que presenta descubrimientos científicos serios y los inserta en la conclusión inevitable: la existencia de un Creador. También recomendable es el libro “The Case for a Creator” de Lee Stroebel en el cual tratando de desacreditar la existencia de Dios, tiene que admitir que las evidencias apuntan al otro lado).

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Rodrigo Alonso dijo...

este artículo sirve como fuente de informacion para ensayos de la escuela. a mi me sirvio, gracias.

Anónimo dijo...

DIOS LO BENDIGA!! Pues que gran Verdad, permitame agregar algo mas: que todo aquello que usted mencionó es algo que parte del corazón que es lo que nos conecta a Dios, y nos infunde AMOR, FE Y ESPERANZA!!. Siga escribiendo, lo felicito mucho, me encantaría que usted pueda especificar aún mejor o ampliar el cuarto punto, escencial porque nuestra lógica humana tiende a contradecir, aunque no debería serlo.
Muchas gracias por su artículo, a muchos nos fortalece!

Anónimo dijo...

saludo yo quiero solo decir que sino existiera Dios porque el ser humano siente temor cuando sabe que esta haciendo algo malo igual si esta solo y nadie lo ve, porque algo le habla dentro de si mismo acusandolo del hecho cometido.

Anónimo dijo...

¿Si dios existiera realmente, esperaría que nos comportáramos como borregos idolatras bajo la amenaza de la extinción o la vida eterna?
Yo opto por creer en mí mismo y en nadie más. Si dios existe, ya juzgará mis actos bajo su infinita sabiduría. Mientras tanto, camparé por este mundo con mis neuronas como únicas guías.