martes, enero 16, 2007

Discreción

Antes de establecer la definición trate de imaginar que usted se acaba de enterar de un secreto que afecta a su círculo cercano de amistades, usted desea comentarlo con alguien, pero le solicitaron que “no se lo digas a nadie.” Su mejor amigo(a) se entera que usted está al tanto de información importante y le presiona para que la comparta. Usted: (1) mantiene cerrada la boca y tajantemente indica que no le corresponde decir nada; (2) comparte la información con la advertencia “pero no digas que yo te dije”; (3) comunica todo sin reserva, ya que al fin y al cabo se trata de su mejor amigo(a).

Definición
De acuerdo al diccionario, discreción tiene 3 acepciones 1: la cualidad de ser cautelosamente reservado en el habla 2: la capacidad de tomar decisiones responsables y 3: juicio individual.

Es interesante saber que la palabra viene del griego “diakrino” que significa juzgar o separar. De hecho un juez separa lo bueno de lo malo y aplicándolo a nuestra vida diaria, implica que identifiquemos las palabras o acciones positivas y las separemos de las negativas. Nuestra guía es el pensar en las posibles reacciones que nuestras palabras o acciones pueden acarrear antes de abrir la boca o hacer algo.

Toda palabra y toda acción generan una reacción. Cuando usted se expresa en forma negativa de una persona, debería considerar que sus palabras serán escuchadas por esa persona. Quizá no de su propia boca, ni al instante, pero las palabras vuelan. ¿Qué efecto causarán sus palabras o acciones? Es importante cuidar lo que decimos y hacemos, estando concientes de los sentimientos y las opiniones de los demás. De eso se trata el rasgo de carácter de la discreción, pesar nuestras palabras y ser capaces de visualizar las consecuencias de pronunciarlas.

Por el contrario, el chisme, el sarcasmo y la manipulación son formas perniciosas de indiscreción. Hablar en forma negativa de una tercera persona (ausente en ese momento) es chisme, sin importar si creemos que la intención es buena. Sarcasmo es mofarnos de las características o acciones de una tercera persona. La manipulación es considerar las posibles reacciones de otras personas ante lo que decimos y hacemos y utilizar nuestra influencia para obtener resultados que nos convienen.

Elegir las palabras cuidadosamente
George Washington Carver fue un hombre de color que nació en la esclavitud. Pasó grandes vicisitudes para lograr una preparación académica y llegó a ser un científico importante. Enfrentó, sin embargo, de forma continua burlas y provocaciones por su raza y la época llena de racismo en que vivió (1864-1943). En una ocasión dos hombres blancos trataron de ridiculizarlo en relación a uno de sus trabajos. Este, que no carecía de capacidad de respuesta y con un conocimiento profundo de su propio trabajo, eligió responder a la provocación con gran discreción… quedándose callado. Él entendió que estos hombres no deseaban debatir, sino pelear y evitó una confrontación que no hubiera traído nada bueno a ninguno de los involucrados.

Como él, nosotros debemos elegir cuidadosamente lo que decimos. Cada palabra que pronunciamos es una decisión que impacta la relación con nuestro interlocutor. Para elegir las palabras adecuadas debemos recurrir a la sabiduría. Recuerde que la gente no responde a lo que queríamos decir, sino a lo que entendió de lo que dijimos. En Proverbios 2:11 encontramos un magnífico consejo: La discreción te guardará y te preservará la inteligencia.

Tome decisiones responsables
Discreción es también la capacidad de tomar decisiones responsables. Muchas actitudes que adoptamos o cosas que hacemos, son el resultado de impulsos derivados de sentimientos del momento. La venganza, los deseos inmorales, los pleitos, los ataques verbales, etc., son todos ejemplos de indiscreción. Para evitarlos debemos meditar en las consecuencias que acarrearán tales acciones y a quién dañamos al decidir actuar o hablar así. No genere enemistades, destruya a su familia o destroce sentimientos, sólo porque no puede controlar su lengua o su accionar. Recuerde que: La respuesta suave aplaca la ira, pero la palabra áspera hace subir el furor (Proverbios 15:1)

Preste atención a sus modales
Finalmente, la discreción tiene que ver con los modales. Una persona que atrae las miradas de los comensales durante una comida porque está haciendo ruidos con la boca, usando los cubiertos en forma equivocada, llevándose los dedos a la boca, etc., es una persona que está siendo indiscreta. Y los buenos modales involucran más que sólo el saber usar el tenedor o comer espagueti sin llenarse de salsa la barbilla. Se trata de comportarse en forma impecable en la mesa, en la calle, en el transporte, se trata de hablar con propiedad y sin palabras altisonantes, se trata de respetar a los mayores y las reglas del sitio en el que nos encontramos, etc. Los buenos modales se irradian en todo momento. Son un gesto de consideración a los demás.

No piense ni por un momento que las buenas maneras son exclusivamente para los ricos. Se puede ser rico y comer en forma asquerosa. O ser pobre y comer como rey. Salomón lo expresa de esta manera: Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa pero falta de sentido (Proverbios 11:22)

A final de cuentas, somos hijos de un rey y debemos mostrar la discreción de un príncipe.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto mucho este articulo.Lo reenvie a muchos amigos.Realmente por no ser discretos en algum=nos momentos nos metemos en problemas.Sobretodo el articulo te nombra citas Biblicas para mi es de mucha importancia

Anónimo dijo...

Dios te bendiga y te de mas sabidurìa. Muchas gracias

Anónimo dijo...

Tremendo articulo, de mucha necesidad que se toque en las iglesias, porque es algo muy destructivo y hay que concientizar al pueblo. Dios Les Bendiga

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, ademas si se demuestra mucho talento pueden robarlo o incluso acabar con este, yo prefiero la soledad si aveces es mala pero me siento con mas seguridad la gente de hoy en día solo piensa en mujeres, carros joyas dinero, y demás cosas, pero hay que encontrar el balance, la discreción hay que saberla aplicar de igual modo ejecutar una gran obra de forma reservada y analizada en detalle para que luego no llegue alguien a derrumbar lo que tomo tantos sudores

Marisol dijo...

"Conserva siempre el buen juicio hijo mio y no pierdas de vista la discrecion, pues seran para ti fuente de vida y te adornaran como un collar.... Podras andar confiado por el camino y jamas tropezaras" Proverbios 3.21 . bellisima porcion de la Biblia, busco la sabiduria para agradarle al Senior y al llegar a este pasaje despues de leerlo tantas veces el Senior me detiene en la palabra Discrecion, tu articulo me arrojo luz al pensar que la discrecion es algo mucho mas amplio que el no hablar mal de los demas. El tomar decisiones responsables, descartando todo aquello de mal gusto, todo aquello que no agrada al Senior producto de nuestros impulsos. Por ultimo la discrecion tambien implica consideracion por los demas. Me gusta saber que uno es responsable cuando a traves de nuestros gestos y modales consideramos a los demas dejando de lado toda hipocresia y enfatizando nuestro anhelo por reflejar la luz del Senior a traves de nuestros actos en todo momento. Muchas gracias nuevamente voy a compartir este articulo con amigos. Bendiciones.

Anónimo dijo...

abrió mi mente y me permite cambiar mis caminos en la vida

Anónimo dijo...

gracias Dios te bendiga

OSYMAVIGREYS dijo...

Me parece muy interesante este artículo por la calidad de su contenido. Puedo añadir que hay muchas personas que desconocen el alcance que puede tener la palabra DISCRECIÓN y comenten muchos errores al describirse como personas claridosas, es decir, Que no tiene reparos en expresar abiertamente a una persona sus pensamientos o sentimientos. Lo anterior hace que no midamos el alcance de nuestras palabras y lleguemos a herir susceptibilidades por pasarnos de francos. Por ejemplo: Llegamos de visita a una casa, nos dan la alcoba principal, nos ofrecen desayuno, almuerzo, cena...y sin que nos hayan pedido opiniones, le hablamos al anfitrión que tan maravillosamente nos ha atendido, de lo pésimo de su baño porque no está en las condiciones que debería (a su modo de ver), de las malas condiciones en que está su casa...¿cómo creen que se sentirá aquel interlocutor al escuchar a este imprudente e indiscreto? En el mundo hay muchas personas así y que bueno es que desde la niñez enseñemos a nuestros niños estos valores que son de gran riqueza para toda la vida y que nos permite vivir en armonía y enriquece la construcción de ciudadanía.